Mini historia en un solo capitulo. 

(Se permite el uso de esta información,

solo se solicita se haga mención de mi blog:

bernardogs.wordpress.com)

 

Había una vez un país llamado los Estados Unidos, adonde millones de gentes consumían drogas.

 

Un día, los principales carteles de productores y distribuidores de drogas Mexicanos y Colombianos, decidieron NO enviar un solo gramo de droga a este País, porque estaban cansados de que los persiguieran y estuvieran hablando mal de ellos.

 

Por lo tanto dispusieron que sin aviso alguno, NO enviaran nada de droga y además se encargaron de que ningún otro grupo fuera de ellos, tuviera la oportunidad de cubrir la demanda.

 

Las dos primeras semanas del desabasto, logro que el precio de la droga al menudeo se incrementara al triple de su valor normal, lo que provoco también un incremento en los índices de robos a trausentes para robarles sus portafolios, carteras y múltiples asaltos a gasolineras y supermercados.

 

En las siguientes dos semanas, la violencia generada por los drogadictos para encontrar sus dosis llego al asalto a hospitales, clínicas y farmacias, complementadas por los asaltos a tiendas de armamento, joyerías y zonas residenciales, bajo la justificación de encontrar dinero en efectivo o bienes suntuosos que pudieran intercambiar por droga.

 

Al inicio del segundo mes, la violencia era generalizada, la policía no podía con el problema, la guardia nacional ya había sido movilizada a una gran cantidad de ciudades, pero era obvio que tampoco podrían con la violencia.

 

Adicionalmente al problema generado por la falta de droga, también se había reactivado la violencia racial y la violencia de la pobreza y la discriminación, todos contra todos.

 

Cuando intervino el ejército en forma, además de cientos de drogadictos muertos, hubo una considerable matanza de gentes inocentes, porque ante tanta violencia, múltiples bandas de pandilleros habían atacado a manera de venganza, las zonas adonde habitan las familias de policías y militares.

 

En cualquier día y en cualquier lugar, se encontraban gentes armadas y lo único que prevalecía era la fuerza del mejor armado.

 

El miedo se volvió pánico, la gente no tenia que comer porque los supermercados ya habían sido robados, el solo hecho de salir a la calle era suficiente para perder la vida.

 

El turismo desapareció en cosa de tres semanas, los hombres de negocios dejaron de ir, las empresas dejaron de operar.

 

Las carreteras habían sido abandonadas.

 

Total…un caos.

 

En la última semana del segundo mes, el gobierno de los Estados Unidos aprobó la legalización del uso, fabricación y distribución de drogas.

 

Un año después; las empresas americanas que se dedican a la fabricación, siembra, distribución y exportación de drogas a todas partes del mundo, ocupan los primeros lugares de los índices de valores de wall street, y como dijera su Presidente, …nosotros ya salimos de la recesion.

Anuncios